Nada nos lo han regalado

Nada nos lo han regalado

800 534 Martha Pine

Más de 40 años han pasado desde que las Naciones Unidas declaró el 8 de marzo como día internacional de la mujer. Ya son más de 4 décadas llenas de luchas, marchas y denuncias en las que buscamos que ratifiquen nuestro valor. Nos hemos preguntado porque tenemos que buscar esa ratificación? Porque siempre nos dicen que alcemos nuestras voces? Porque debemos luchar por un espacio para el dialogo? Porque debemos esforzarnos el doble para tener altos cargos? La respuesta es simple y es una sola, porque nada nos lo han regalado.

Todo lo que tenemos el día de hoy, fue porque una mujer frustrada fue lo suficientemente valiente para decir lo que piensa, porque existieron mujeres tan soñadoras como revolucionarias que no se quedan satisfechas en donde están y van en busca de un lugar en el que sean vistas y escuchadas.

En este día toda las mujeres debemos recordar que nada se nos fue dado gratis, que todos los hemos conseguido con esfuerzo y quedan muchas más alcanzar. Derechos, igualdad y justicias para nosotras en cada continente. El acoso sexual y el feminicidio son delitos que deben ser tomados con seriedad y rigidez. Que la igualdad en remuneración y la representación política de mujeres sea un estándar de calidad en cada gobierno y empresa. Lograr eliminar la discriminación por raza, estado civil, body shaming, etc.

Las mujeres de hace 40 años tomaron acción y se empoderaron para poder exigir lo que por derecho nos pertenece. Respeto.

¿Qué clase de mujeres verán las sociedades de 40 años en el futuro? ¿Somos mujeres luchadoras que se levantan cada mañana buscando cumplir sueños? ¿Somos valientes para continuar con el ideal de un mundo en que se reconozca el valor de la mujer? ¿En el que no sea menospreciada, ignorada y sometida? Pero por sobre todo, ¿Somos mujeres que apoyamos a las mujeres?  Nosotras debemos ser nuestras primeras cheerleaders, quienes nos demos apoyo y nos inspiremos, para llenarnos de ese poder intrínseco que llevamos con nosotras.

La clase de mujeres que seamos hoy, determinará la clase de lucha que debamos afrontar mañana.

En este 8 de marzo quiero desear feliz día a todas esas maravillosas mujeres que son madre y padre, las mujeres emprendedoras que no se dejan vencer, a quienes creen que podemos seguir creciendo en esta sociedad, por ellas que no renuncian a nada incluso cuando la carga es muy pesada, las que no se intimidan por ser las únicas en una oficina llena de hombres, las que estamos convencidas que queda mucho mas por conquistar y trabajamos cada para lograrlo.

Esto es solo el comienzo, con mucho cariño.

Martha Pine.

Leave a Reply